lunes, 22 de noviembre de 2010

Adictos a la escrituras: Especial terrorífico

Bueno, aquí subo mi primer proyecto para Adictos a la escritura, la verdad es que espero que sea vuestro gusto y que esté a la altra :) Muchas gracias por la ayuda y espero que lo disfrutéis.
¡A leer!
__________________________________________________________________________________ 

PECADO: 

Bajo la luz tenue y mortecina de la luna, aquel individuo, al que hacía unos segundos había considerado uno más de sus queridos feligreses, le mostró cómo sus colmillos superiores aumentaban gradualmente de tamaño y sobresalían a través de las comisuras de su labio superior. Entonces supo que estaba en peligro de muerte.
 El sacerdote contempló cómo en los fríos ojos azules de aquel terrorífico ser surgía un extraño brillo que los encendía como si se propagase un incendio en su interior. Era el brillo de un asesino, el brillo de un cazador de hombres.
 Con rapidez, tomó entre sus manos un gran crucifijo y se lo mostró intentando hacerlo retroceder, deseando que aquellas leyendas antiguas fueran ciertas y aquel demonio se evaporara ante sus ojos. Pero no ocurrió. El vampiro estaba de pie frente a él riéndose con burla y crueldad:
¾    ¡Oh vamos, padre! ¿Usted cree que eso podría hacerme algo después de todo el tiempo que paso aquí?
El sacerdote retrocedió asustado y cayó al frío suelo de mármol. Empezó a temblar de terror y no podía despegar los ojos de aquellos ojos sobrenaturales que en ese momento lo escrutaban con malicia. Pero en un golpe de lucidez, levantó su dedo acusador y le gritó:
¾    ¡Demonio! ¡Eres un siervo de Satán! ¿Cómo osas entrar en la Casa del Salvador?
El vampiro volvió a reírse con más fuerza aún, el sacerdote lo miraba con severidad y sin apartar los ojos de él. Ya no tenía miedo, tomó con fuerza el crucifijo entre sus manos y confió en que Dios le ayudaría.
¾    Mire esto, Padre ¾ el vampiro sacó de su bolsillo un pequeño rosario blanco y lo besó frente a sus ojos¾, soy una criatura de Dios, él me creó… ¿Y no dijo su Mesías que todos éramos hijos de Dios, que él nos ama por igual?
¾    Te equivocas… ¾ dijo el sacerdote levantándose de forma torpe sin dejar de señalar al vampiro ¾ Tú no eres una criatura de Dios… eres… un siervo del Diablo… eres el Mal… asesino… pecador…
 De repente, sin que el viejo sacerdote pudiera preverlo, se encontró contra una de las altas columnas de la catedral y el joven vampiro tomándole por la sotana sin apartar los ojos de los de él irradiando una furia y un odio hasta entonces desconocía…
Pero a la vez, aquel vampiro era hermoso y letal, tan hermoso que podría destrozar sus ojos con sólo mirarle una vez más…
¾    ¿Entonces por qué Dios no termina conmigo? ¿Por qué me permite vivir eternamente, vagando por su Creación y asesinando a sus hijos? No… yo también soy parte de este mundo… Él también nos creó… para acabar con los sucios y pecadores mortales.
¾    No…¾ el viejo sacerdote apenas podía respirar¾. No… blasfemes más…
¾    No blasfemo padre…¾ contestó el joven forzando más su agarre y arrancando un gemido de angustia por parte del sacerdote ¾ soy como un ángel de la muerte, un mensajero del Fin del Mundo… Un purificador de almas…
 Al terminar de hablar, tomó su pequeño rosario y con él santiguó al sacerdote como si le diera la extremaunción, sus ojos azules seguían fijos en los pequeños ojos marrones del desgraciado mortal que en ese momento temblaban de terror. Cuando al fin terminó, dijo sólo una cosa más:
¾    Descanse en paz… padre.
 Entonces clavó sus afilados colmillos en el cuello del hombre que gimoteó de forma débil. Sus letales dientes desgarraron la piel del cuello y comenzó a notar en su boca el estimulante y satisfactorio sabor metálico de la sangre. Con sus dos manos ladeó más la cabeza del viejo y empezó a aspirar la sangre sintiendo el familiar calor por todo su cuerpo que le llenaba de vida otra vez.
Pronto sintió que la vida de aquel hombre llegaba a su fin y apresuró su cometido para impedir que de ningún modo tuviera posibilidad de sobrevivir.

Apartó sus colmillos y dejó que el cuerpo se sostuviera en aquella columna durante escasos segundos hasta que empezó a caer por su propio peso. Cuando quedó sentado en el suelo, lo contempló. Allí estaba aquel cura, aún con la mirada de terror en sus ojos vidriosos y el rostro compungido por una mueca de dolor.

Se agachó un momento hasta quedar a la altura de las marcas que le había dejado y pasó sus dedos sobre ellas haciendo desaparecer las huellas de su crimen, del asesinato. 
 Cuando finalizó su trabajo, se levantó y se dirigió hacia la puerta de salida, pero antes se detuvo frente al altar. Frente a él se levantaba la impresionante imagen de Jesucristo crucificado, con aquella característica mueca de dolor y angustia en su rostro… Sentía que le observaba, juzgándole allí donde él se hallaba aún con sus colmillos ensangrentados junto al cuerpo sin vida de aquel siervo de Dios.
Pero él no se arrepintió, simplemente se dio la vuelta apartando aquella mirada de él y se alejó de allí. 

Salió de la gran catedral mientras se echaba una capa sobre la cabeza y contemplaba protegido por la oscuridad de la noche cómo los habitantes de aquella ciudad comenzaban a encerrarse en sus casas… El joven vampiro sonrió, la festividad de los Difuntos siempre provocaba un terror supersticioso e incluso enfermizo en los mortales. Esa era la noche ideal para los cazadores de hombres como él, en la cual el miedo y el toque espectral que se le confería, hacían aún más interesante salir a cazar.
 __________________________________________________________________________________

Por alguna razón que desconozco, me sale el fondo blanco y no soy capaz de cambiarlo... Veré a ver si más adelante puedo cambiarlo.
¡Un beso!

11 comentarios:

  1. Hola, Osnolasaga :-)

    Muy bueno tu relato, me gustó sobre todo el último párrafo y algunas descripciones que haces.

    Nos estamos leyendo. Beso!

    ResponderEliminar
  2. Me gustó micho el relato:D Es mi género gavorito, unos de ellos, así que disfrute de lo lindo, estando de acuerdo con maga sobre las descripciones que te quedaron genial:D

    Pásate si quieres que el mío está publicado tambieén:D

    Kisses

    ResponderEliminar
  3. Después de esto me quedo en casa el próximo halloween!

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno, guapa!! Otro vampiro malo, me gusta!!
    Creo que está muy bien escrito, así que no preguntes si puedes estar a la altura. Estás con nosotros, y con eso basta XDD
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Ivasión vampírica!! estos son los vampiros queme molan, malos como la sarna XD

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Esta genial! Un gusto leerlo
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno el relato, la tensión mantenida en la Iglesia, que le vampiro sea tan malo, y en parte le guste. Besos

    ResponderEliminar
  8. guay, ya vamos dos que hacemos vampiros malos... a ver si conseguimos acabar con los vampirillos bonachones!!

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado tu relato, como a Maga, especialmente algunas descripciones y dialogos. Gracias por compartirlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola criis :)
    no sabia qe tuvieras blog!
    le voy a echar un vstazo ;)

    ResponderEliminar
  11. Cristina:

    Extrañé leerte durante estos meses y es un gusto disfrutar la lectura de tu primer texto en Adictos a la Escritura y en Halloween.

    Tu personaje es un vampiro único y muy especial, es algo más que Drácula.

    Juro que durante tu lectura se me cruzaron, escenas del anime Hellsing donde el protagonista se enfrenta al cura, sobretodo, la personalidad del vampiro me recuerda mucho a Damien Thorn de la impresionante triología The Omen.

    Gracias por compartir tu macabro debut.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar