martes, 22 de noviembre de 2011

Adictos a la escritura: El fragmento

¡Hola a todos! El proyecto de esta vez trata sobre un relato a raíz de un fragmento y yo he elegido el fragmento de una canción de mi grupo japonés favorito, busqué la traducción por Internet, pero tuve que reescribirlo porque parecía estar traducido por alguien que no sabe hablar español... Me ha quedado muy raro, es lo más raro que he escrito nunca, pero espero que os guste.
 
Bajo la superficie de esta escupida verdad, me río mostrando los dientes.
Ya no es algo tan nauseabundo al convertirse en hermoso.
Se vuelve loca de nuevo mi mente.”
The Gazette “The True Murderous Intent”
EXTASIS
No puedo evitar reírme ante el espejo que me muestra mi reflejo devolviéndome una sonrisa de burla dirigida exclusivamente a mí. No estaba ya segura si ese gesto lo estaba haciendo yo o mi reflejo se había convertido en un ser independiente de mí.

Pero esos ojos con unas marcadas ojeras de insomnio y enrojecidos por todas esas noches sin descanso y ese rostro empalidecido como si estuviese gravemente enferma eran míos. Esa mueca en el rostro también lo era, me reía de mí misma, algo absurdo, pero sin embargo, lo estaba haciendo.

Miré ahora la sustancia blanca que había conseguido hacía unas horas, después de hacer cosas de las que me arrepentía enormemente, pero la tenía y era toda para mí. No me importaba lo que me pasase, ni que mi reflejo siguiese parado sin perturbarse por mi movimiento y mucho menos que la habitación pareciese moverse más de lo común. Lo único que deseaba era hacer desaparecer esa terrible sensación en su interior y que esa maldita vocecita que me pedía que le diera cocaína se callase.

Me apoyé contra el lavabo y aspiré con rapidez la sustancia blanca. Me dolían las fosas nasales y sabía que tenía heridas, pero no me importaba y dejé notar el ardor de la droga pasando por mi nariz y ese ya conocido dolor en las sienes.

Volví a mirarme en el espejo más tranquila y más completa para enfrentarme con la mirada retadora de mi reflejo. Ahora era yo más fuerte y podía destruirla, ella seguía mirándome fijamente, recordándome aquella vez que dije que no iba a volver a consumir, mirándome con aquel gesto de desprecio y decepción que me recordaba a mis padres cuando volvía a recaer una y otra vez.

Le odiaba, odiaba esa mirada de desprecio, odiaba esa imagen destrozada que se parecía a mí, esa mirada apagada, esos brazos llenos de heridas por haberme autolesionado cuando no podía conseguir droga, esos hombros huesudos sobresaliendo por la camiseta de tirantes… Odiaba esa imagen débil y deprimida, esa no era yo y debía destruirla.

Después no supe qué me pasó pero me dejé llevar por una euforia sin causa e imprevista que me envolvió, disfrazada de una rabia tan fuerte que me cegó totalmente la razón. Sólo estábamos ella y yo, mi reflejo mirándome fijamente y yo que lo odiaba, sólo quería que esa cara de desprecio y de asco desapareciera de su rostro, sólo quería acabar con ella…

No recuerdo lo que hice a partir de ese momento, pero cuando volví en mí, mis manos sangraban y el espejo estaba destrozado. Me quedé contemplando mis manos, aterrada y me apresuré a lavármelas. Volví a mirar el espejo destrozado y, sin saber por qué, sonreí.

Nadie comprendería este sentimiento, nadie comprendería la paz que sentía y lo hermoso que me resultaba lo que acababa de hacer. Ahora me encontraba en paz conmigo misma y plena, todo volvía a estar bien. Había olvidado todo lo que me había preocupado anteriormente, parecía que el arranque de rabia anterior había conseguido apaciguar todo.

Sonreí tranquila. Me dolía la cabeza y comenzaba a sentirme mareada, pero la conocida sensación de energías renovadas me envolvía y deseaba comerme el mundo.

Así que, sin más, abrí la puerta del baño y me fui envuelta al sonido ambiental de la música de la discoteca donde la fiesta seguía sin mí sin importarme las heridas abiertas de mis manos que comenzaban a sangrar otra vez.

18 comentarios:

  1. Pues raro o no, te quedó muy bien escrito, con unas buenas imágenes y minuciosidad descriptiva.
    Lo único que yo cambiaría es "empalidecido", que no me suena muy bien :-)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Me encantó la manera en que lo relataste, o el punto de vista narrado, el odio que tiene por si misma y cómo al destruirse y lastimarse encuentra esa satisfacción... me gustó mucho, qué buen relato.

    Besos -3-

    ResponderEliminar
  3. No sé si será mi navegador, pero el primer párrafo en el que hablas del proyecto se sale de la pantalla y se pierde en el infinito... me gusta mucho el relato.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, describes muy bien los sentimientos de rabia del personaje... felicidades

    ResponderEliminar
  5. buen enfoque le diste, tema dificil si los hay

    un saludo

    ResponderEliminar
  6. Muy bien narrado las sensaciones y sentimientos que posiblemente embarguen a quienes padecen esté u otro tipo de adicción.
    Un gusto leerte!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Un relato crudo pero bien escrito. Saludos :)

    ResponderEliminar
  8. Has narrado muy bien esa adicción, ese forma que le hace sentir la droga de todopoderosa en contraposición con lo que ve en el espejo. Me ha gustado la forma que tienes de separar sus dos personalidad, su yo cocainómana, su yo del espejo, lo que es en realidad sin droga. Muy bien escrito. Besoss

    ResponderEliminar
  9. Uf!! Qué cruel encontrón con la realidad... Pero así es... Muy buen relato.

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno el ritmo, y sobre todo el final.

    ResponderEliminar
  11. Te lo has puesto difícil, es un relato magnífico con un toque trágico pero directo. Además es una de mis canciones favoritas la que elegiste.
    Me encantó, muy bien llevado.
    Te sigo el blog.
    Besos desde entre montones de libros

    ResponderEliminar
  12. Pues yo creo que sentiste que te quedo raro porque quizá te arriesgaste más que otras veces y eso se nota, porque te ha quedado genial este relato.

    Gracias por compartirlo. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Está muy bien escrito y expresado. Es muy realista y transmites los sentimientos de la protagonista perfectamente ¡Me encanto!
    Voy a pasarme por las entradas antiguas a leer porque la verdad es que me cautivo tu forma de escribir.
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  14. Una historia dura y sin concesiones. Enhorabuena, osnolasaga. Un apunte: la primera frase está en presente y el resto todas en pasado, para mí que deberías utilizar el pasado en toda la historia. :-)

    ResponderEliminar
  15. Una historia cruda y hasta retorcida, en el buen sentido, claro. =) Debo decir que me gusto mucho tu enfoque, original y perfecto. Me gusto mucho.
    Un beso
    Lu

    ResponderEliminar
  16. Lo extraño es que esa sucesión de emociones, es similar a lo que se considera normal, sólo que en una forma bastante extrema.

    ResponderEliminar
  17. Un relato difícil pero muy bueno.. enhorabuena =)

    ResponderEliminar
  18. La adicción a las drogas no deja de ser un tema tan crudo y díficil de mostrarlo a través de las palabras, el suicidio siempre se convierte en la puerta falsa para solucionar los problemas para este tipo de personas.

    De un fragmento tan macabro como el de la canción de The Gazette, surgen interpretaciones tan maravillosas y otras que dejan un ambiente caótico, como lo fue tu relato, Cristina.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar